¿Qué es un tratamiento neoadyuvante y adyuvante?

En esta ocasión hablaremos sobre los tratamientos neoadyuvantes y los adyuvantes, ambos relacionados al tratamiento del cáncer con intención curativa.

¿Qué es la terapia neoadyuvante?

La terapia neoadyuvante se refiere a cualquier tratamiento que se administre para el cáncer antes del tratamiento principal, con el objetivo de hacer que el tratamiento principal tenga más probabilidades de éxito.

En la mayoría de los cánceres, el tratamiento primario y definitivo es la cirugía para extirpar el tumor o la radioterapia para eliminar las células tumorales. A veces, se usa tratamiento adicional, como quimioterapia o terapia hormonal, antes o después de la terapia primaria. El tratamiento adicional administrado después de la terapia primaria se denomina terapia adyuvante (que significa “auxiliar”), mientras que el tratamiento adicional administrado antes de la terapia primaria se denomina terapia neoadyuvante.

Este concepto general de tratamiento multimodal (el uso de más de 1 método para tratar el cáncer) a menudo se usa en cánceres como el de mama, colon o pulmón. El uso de terapia adyuvante o neoadyuvante puede mejorar la probabilidad de cura.


¿Por qué es beneficiosa la terapia neoadyuvante?

El concepto básico de la terapia neoadyuvante o adyuvante es que una terapia sistémica que afecta a todo el cuerpo, como la quimioterapia, la terapia hormonal o un agente dirigido, puede llegar a las células cancerosas en la circulación o tejidos distantes que no se ven en las pruebas de imagen o en la cirugía. Estas “micrometástasis” tienen el potencial de convertirse en cáncer visible y recurrente si no se tratan porque eran imposibles de detectar antes. En algunos casos, la radioterapia también se puede usar como terapia neoadyuvante para proporcionar una reducción adicional del tumor antes de la cirugía.

¿Cuándo se usa la terapia neoadyuvante?

Hay varias razones para usar la terapia neoadyuvante sistémica antes de la terapia definitiva local:

Proporciona tratamiento lo antes posible, antes de que haya una posibilidad de que crezcan las micrometástasis mientras un paciente recibe y se recupera de la terapia local. Puede ser más confiable que la terapia adyuvante, particularmente si la terapia local es un desafío y la recuperación es difícil. Pueden ocurrir complicaciones durante la terapia local que pueden dificultar la administración confiable de terapias adicionales más adelante. En algunos entornos, la reducción del tumor de la enfermedad visible puede permitir seguir un enfoque curativo que no era posible con un cáncer más grande. Un cáncer más pequeño también permite una cirugía menos extensa que la inicialmente requerida. Permite la medición del efecto de la terapia sistémica sobre la enfermedad visible, que se correlaciona con los resultados a largo plazo.

Evaluación de la respuesta a la terapia neoadyuvante

El grado de respuesta a la terapia neoadyuvante puede evaluarse mediante la reducción del tumor que se observa en los escáneres (pruebas de imagen), o por el grado de muerte de las células cancerosas visto bajo el microscopio a partir de muestras del tumor y / o ganglios linfáticos. En muchos tipos de cáncer, una buena terapia neoadyuvante se correlaciona con una supervivencia favorable. Una respuesta patológica completa, en la que no se observa cáncer en el tejido extirpado quirúrgicamente después de la terapia neoadyuvante, indica una alta probabilidad de curación en muchos entornos de cáncer.

Las recomendaciones para la terapia adyuvante pueden basarse en la respuesta a la terapia neoadyuvante. Por ejemplo, si el primer enfoque fue menos exitoso de lo esperado, se puede usar una terapia sistémica diferente para la terapia adyuvante.

Imagen tomada de: JAMA Oncol. 2015;1(4):550. doi:10.1001/jamaoncol.2015.1241

¿Qué es la terapia adyuvante?

La terapia adyuvante se refiere a cualquier tratamiento que se administra para el cáncer después del tratamiento principal, con el objetivo de hacer que el tratamiento principal sea más probable que tenga éxito.

Como se señaló sobre la terapia neoadyuvante, el concepto de terapia adyuvante es que sirve como “ayuda” para el tratamiento primario y definitivo para el cáncer. Mientras que la terapia neoadyuvante se refiere al tratamiento administrado antes del tratamiento primario, la terapia adyuvante se refiere al tratamiento administrado después del tratamiento primario. El escenario más común para la terapia adyuvante es cuando un paciente con cáncer en etapa temprana se somete a una cirugía, que luego es seguida por tratamientos sistémicos adicionales, que pueden incluir cualquiera de los siguientes:

Quimioterapia, a menudo administrada durante varios meses. Terapia hormonal o endocrina, a menudo administrada durante muchos años a pacientes con un cáncer sensible a las hormonas. Terapia dirigida molecularmente, a menudo administrada durante años a pacientes con un cáncer provocado por una mutación específica. Radioterapia, a menudo administrada durante varias semanas si existe un alto riesgo de recurrencia local cerca de la ubicación inicial del cáncer.

¿Por qué es beneficiosa la terapia adyuvante?

Si bien la terapia adyuvante aumenta el tiempo total de tratamiento del cáncer, se ha demostrado que mejora la posibilidad de cura para muchos tipos de cáncer. En comparación con la terapia neoadyuvante, la terapia adyuvante tiene algunas ventajas específicas. Una ventaja de comenzar con la cirugía es que se puede realizar rápidamente después del diagnóstico. Por lo tanto, el beneficio del enfoque de tratamiento más importante se entrega lo antes posible.

Otro beneficio importante de comenzar con la cirugía es que una vez que se extrae el tumor, los médicos tienen más información sobre la etapa, la ubicación y las características moleculares del tumor. Esto es más preciso que los escáneres preoperatorios, que a veces pueden proporcionar información inexacta sobre el tamaño de un cáncer, cuán extensamente invade los tejidos circundantes y si los ganglios linfáticos regionales están o no involucrados. Después de la cirugía, un patólogo puede examinar cuidadosamente el tejido extirpado con un microscopio, y se puede determinar el tamaño exacto, la extensión de la diseminación y los tejidos involucrados por el cáncer. Además, un patólogo puede buscar cuidadosamente receptores hormonales específicos o mutaciones específicas que puedan estar presentes, lo que puede afectar qué forma de terapia adyuvante sería mejor usar.

Por lo tanto, la terapia adyuvante se puede adaptar con precisión a las necesidades de un paciente en función del pronóstico de su cáncer individual para proporcionar una receta óptima para la cura.

Imagen tomada de: https://www.milc.org.mx/joven-y-fuerte/pacientes/tratamiento-del-cancer-de-mama/quimo-esquema/

Fuente original:

https://jamanetwork.com/journals/jamaoncology/fullarticle/2330620

https://jamanetwork.com/journals/jamaoncology/fullarticle/2383147